De la cuna de la tradición y la artesanía nace TROMCOS, la nueva marca de mochilas con un estilo minimalista y juvenil. Su creador, el ingeniero Francisco Ibarra, ha sabido plasmar en sus diseños un espíritu que nunca pasa de moda, llevando la calidad a todos sus productos. 

PREGUNTA: Mientras ampliabas tus estudios de ingeniería en 2017, decidiste crear tu propia marca, TROMCOS. ¿Cómo surgió la idea de lanzarte al mundo de la moda viniendo de un sector completamente distinto?

RESPUESTA: La idea surgió a raíz de mi pasión hacia las motos. Siempre me han gustado las prendas de piel y pensé en hacer una mochila de este material. Además, mi padre trabaja con maquinarias y conoce bastante bien el sector de la marroquinería. Así que con sus consejos, sabía que podría crear una marca de mochilas de piel de muy buena calidad. 

P: Eres el creador de todos los diseños de TROMCOS. Al principio solo eran mochilas, pero poco a poco has ido incluyendo nuevos productos como tarjeteros, bolsos de mano y riñoneras, ¿en qué te inspiras para diseñarlos?

R:Me encanta el minimalismo, por eso, desde el principio he tenido claro que los diseños tenían que ser sencillos, que no pasaran de moda y que fueran juveniles. Desde que empecé este proyecto me he informado bastante del sector y he escuchado las opiniones de amigos diseñadores. Pero enseguida la marca ha ido cogiendo carácter y me he dado cuenta de la línea que debía seguir. Los diseños, como ya digo son sencillos y atemporales, pero su valor diferencial es la calidad y la comodidad. 

P:¿Cómo consigues ese valor diferencial del que nos hablas?

R: Para mí, la clave está en ir perfeccionando la marca poco a poco. Y a día de hoy, es lo que sigo haciendo. En mi caso, la calidad es algo que cuido mucho. Las pieles con las que trabajo son de vaca, de cabra, de oveja, y ahora estoy probando también de avestruz. La mayoría de ellas las compro en Elche, pero también en Elda y Petrer. La calidad es insuperable. En cuanto al diseño de los productos, también le dedico mucho tiempo, sobre todo a corregir fallos para conseguir la máxima comodidad. De hecho, los primeros prototipos los probamos mi familia y yo, nos llevamos las mochilas al trabajo, de viaje… y al volver a casa comienzo a cambiar los errores. Al final te das cuenta de que todo son estructuras y con los conocimientos técnicos se pueden crear cosas geniales. 

P: ¿Cuál es la seña de identidad de TROMCOS?

R: Lo que diferencia a TROMCOS de la competencia es que los materiales, el diseño y la confección provienen de una de las ciudades que más experiencia tiene en el sector de la marroquinería. Elche siempre ha sido muy reconocida nacional e internacionalmente por la fabricación de calzados y de piel. Aunque he de decir que Murcia también está muy presente en la marca (sonríe). Todas las fotos que aparecen en la página web se tomaron en lugares de la región. Iba en busca de lugares abiertos para que el producto se apreciara bien y cuando vi aquellos paisajes desérticos supe que era el lugar perfecto. 

P: TROMCOS tiene apenas dos años de vida, pero estás obteniendo buenos resultados y un feedback de tu público. Además, hoy en día el mercado es muy competitivo, ¿cómo has conseguido hacerte hueco?

R: Como toda marca o proyecto que nace, el principio siempre es duro. Pero al final, si te gusta lo que haces y le dedicas tiempo, todo sale. Lo importante es no decaer y confiar en tu idea. Hay que jugar todas tus cartas y actualmente, contamos con gran ventaja de que las redes sociales nos facilitan el trabajo. Nos permiten estar en contacto con todo el mundo, a cualquier hora y desde cualquier lugar. Podemos conocer el sector, la competencia… Pero sobre todo, nos permiten estar más cerca de las personas e interactuar con ellas. Ya he hecho algunas colaboraciones con famosos como Alba Reche, su hermana Marina Reche, Anabel Pantoja… Y además he trabajado con Sara Fructuoso, que aparece en las imágenes de la página web, y con Blanca Álvarez, que hizo las fotos. Son dos auténticas profesionales.

P: Tras haber estudiado ingeniería y dedicar ahora gran parte de tu tiempo a TROMCOS, ¿cómo definirías la relación entre ambos sectores?

R: El haber estudiado ingeniería no ha sido clave para lanzar esta marca, pero sí es cierto que me ha aportado una base esencial para gestionarla. Podría decir que hay mucho de ingeniería en este proyecto. Por ejemplo, los diseños de los productos los hago con programas que aprendí a usar en la carrera. Suelen ser en formato 3D para hacerme una idea de cómo será el resultado final. Y, por otro lado, también me ha ayudado mucho para gestionar la marca, agilizar la producción, calcular los costes y estudiar la rentabilidad. 

P: ¿Qué proyectos de futuro tienes en mente?

R: De momento seguir innovando. Ahora tengo en mente un nuevo producto, pero aún no puedo decir nada. ¡Será una sorpresa! (ríe). 

Redacción_ Clara Miñarro