Hace días que parece que el chándal y el pijama se han convertido en el uniforme oficial del día a día. Vivir a cara lavada y pasar de una sudadera a otra se suceden como elementos propios de una nueva rutina inusual. Sin embargo, son muchas las voces que nos animan a marcarnos nuevas reglas que se adecúen a las circunstancias y en las que nuestra vestimenta contribuya a superar la situación que estamos viviendo.

Las redes sociales se convierten en estos momentos en una ventana que nos permite comunicarnos con el “mundo exterior”, y en el que las influencers nos animan a probar nuevas alternativas para lucir chic y cómoda en casa sin caer en la desidia propia que supone el confinamiento. 

Y ¿por qué no deberíamos andar en pijama all day? No solo hemos oído estas afirmación de la mano de influencers como Dulceida, Chiara Ferragni o Pelayo Díaz, sino que los psicólogos nos dan razones de peso para “vestirnos” durante la cuarentena. Según los expertos nos encontramos viviendo una situación excepcional que genera en nosotros altos niveles de estrés, ya que nos sitúa ante la incertidumbre del “qué pasará mañana”, y esto unido al confinamiento puede revelarse en crisis de ansiedad en algunos casos generada por la sensación de descontrol.

En este caso, ¿cómo puede contribuir un acto tan sencillo a mejorar nuestro día a día haciéndolo más fácil y llevadero? Por un lado, es preciso que nuestro cuidado personal busque hacer lo más normal posible una situación atípica, de modo que el acto de vestirse contribuiría a mantener nuestra “estructura básica” del día a día habitual.

Marcarnos una rutina, unos tiempos, nos permite distraer la mente y emplear el tiempo de forma provechosa, evitando pensamientos recurrentes referidos al virus, el contagio o el enclaustramiento. 

Muchas influencers buscan convertirse en un ejemplo a seguir mostrándonos cada día su outfit diario, desde opciones propias de una working girl, hasta looks cómodos de cariz “chandalero” que siguen manteniendo el glamour. Por otro lado, existen quienes incluso optan por mantener el maquillaje durante el confinamiento, para conseguir un reflejo más amable del día a día.

En Shopper somos partidarias de seguir pisando con fuerza, aunque sea en casa y lucir los labios rojos, a pesar del mal tiempo, y tú ¿aún eres de las que sigue en pijama?