“Es la primera foto sin un piano delante” afirma entre risas, ante la desnudez de unas ma- nos talentosas que vienen dando que hablar los últimos meses. A pesar de su “insultante juventud” (como bien diría una buena amiga), Pablo de Torres se ha convertido en una de las figuras destacadas dentro del panorama musical de la Región. Músico, director de Belter Souls y gestor cultural, este joven murciano de futuro prometedor nos descubre algunos de sus secretos.

¿Quién es Pablo de Torres? Háblanos un poco sobre ti, sobre tu trayectoria profesional…
No es fácil definirse a uno mismo pero… soy un músico, gestor cultural y productor murciano enamorado de mi trabajo. El poco tiempo que no dedico a la música lo paso haciendo deporte o saliendo y disfrutando con amigos. Tengo la suerte de haber trabajado como músico con muchos proyectos que admiro enormemente y que me han hecho crecer muchísimo. En la actualidad, compagino esta actividad con la dirección de tres proyectos maravillosos: la Coral Universitaria de Murcia, la compañía Belter Souls y la productora Belter Producciones.

¿Cuál es el primer contacto que recuerdas haber tenido con la música?

Mi madre es una gran melómana y desde pequeño me transmitió su amor por la música. Durante mi infancia ella trabajaba como coordinadora de la Orquesta de Jóvenes de la Región de Murcia y, siendo un bebé, ya me llevaba a muchísimos ensayos y conciertos. A los cinco años comencé a recibir clases de piano con Mery, una señora catalana vecina de casa de mis padres, que durante muchos años siendo su alumno me acabó de contagiar la pasión por la música que ella sentía, y me enganchó a esto de por vida.

Disciplina y talento ¿Qué porcentaje de cada uno consideras necesario a la hora de alcanzar tus objetivos dentro del sector de la música?

Quizás cuando eres un niño, si no dispones de un poco de talento sea más difícil engancharte a algo que requiere tantas horas de trabajo como la música. Por otro lado, sin disciplina ni esfuerzo es completamente imposible alcanzar las metas que te propones y sentirte realizado en tu carrera, por mucho talento con el que hayas nacido.

A pesar de tu juventud, compartes escenario con algunos de los grupos de música más reconocidos de la Región, así como has participado en la gestión cultural de numerosos proyectos. ¿Cuál es la parte de tu trabajo que más disfrutas? ¿En estos momentos a qué dedicas más tiempo?

Tengo la suerte de haber conseguido un trabajo con el que disfruto de prácticamente cada cosa que hago. Hacer música y poder compartirla, tanto con los compañeros con los que la hago como con el público que viene a verte tocar en directo, es lo que llevo haciendo desde que era pequeño y lo sigo disfrutando como un niño cada minuto que paso sobre un escenario. Haberme sumergido en el mundo de la producción y la gestión y poder liderar proyectos en los que trabaja tanta gente me está enseñando a conocer y empatizar mucho mejor con las personas. Es una faceta mía que nunca había cultivado de manera consciente y en la que estoy aprendiendo y creciendo cada día. Liderar Belter me ha hecho madurar muchísimo y convertirme en una persona más consecuente y más valiente a la hora de tomar decisiones. Además contar con la infraestructura y el respaldo de la compañía me ha dado la posibilidad de abarcar proyectos muy interesantes que de manera individual hubiera sido totalmente imposible.

En la actualidad eres director de la compañía Belter Souls, cuya producción Joyful! ha recibido numerosas alabanzas de la crítica durante los últimos meses: ¿Qué labores realizáis desde la com- pañía?

La compañía nació con el fin de servirnos como plataforma a un grupo de compañeros para poder desarrollar producciones musicales buscando una excelencia, que en muchos casos, se deja de lado cuando trabajas en proyectos que solo buscan el rédito económico. Gracias al éxito que ha ido teniendo nuestro trabajo en estos dos años, nos han ido encargando trabajos de todo tipo, que ya no solo albergan esa faceta musical, sino labores de producción, gestión cultural y todo tipo de servicios artísticos. Gracias a eso hemos fundado nuestra propia productora, Belter Producciones, con la que afrontamos todos estos proyectos y que, además, da un soporte y una estructura empresarial y administrativa a las producciones que afrontamos con Belter Souls.

¿Por qué decidís crear un proyecto orientado a la música negra, el soul y el gospel?

Cuando creamos Belter Souls, lo orientamos hacia una propuesta musical basada en la fuerza que tiene la voz y la música coral, para transmitir emociones al público. Esa energía que se recibe al ver a tantos cantantes sobre el escenario y la capacidad que tiene la voz humana para canalizar las emociones se han convertido en el sello de identidad de la compañía. Fue por eso por lo que decidimos que nuestro primer espectáculo, Joyful!, girase en torno a esta música. –

¿Esperabais contar con tan buena acogida por parte del público con Joyful!?

A pesar de que en España el góspel no es un género demasiado re- conocido, siempre hemos confiado en que cuando el gran público lo conociera iba a quedar enganchado. Además en Joyful! fusionamos el góspel con temas de la cultura pop y todo va conducido por una teatralización que hace que el público conecte con el espectáculo desde el primer minuto. No sé si podíamos esperar esta buena acogida que está teniendo, pero todo el equipo que hemos creado el espectáculo y que he tenido la suerte de liderar junto a Laura Russin, Pepe Alacid y Alejandro Meseguer, nos hemos dejado la piel por conseguir transmitir al público toda la emoción que ponemos en esto.

¿Es la pasión es uno de los pilares fundamentales para llevar a cabo tu trabajo?

Sin duda, un trabajo que requiere de tantas horas y tanta implicación emocional solo se puede llevar a cabo si te apasiona lo que haces y te ilusiona dónde puedes llegar con él. Creo que poder vivir de tu pasión es un lujo, que no todo el mundo tiene a su alcance, y me siento muy orgulloso de haber luchado por llegar a esto.

En un futuro próximo ¿ves tu labor profesional más ligada a la música o a la gestión cultural, o consideras que en tu caso ambas cuestiones aparecen unidas de forma inexorable?

Espero no tener que decantarme de manera definitiva nunca por una de las dos. Como he dicho antes, me apasionan ambas y creo que puedo mantener un equilibrio bastante bueno entre las dos ramas. Además, creo que conocer toda la parte de gestión y todo lo que hay “detrás de los focos” me hace crecer como músico, y seguir manteniendo el contacto con la parte puramente artística me ayuda a gestionar mejor las producciones que llevo a cabo.

Redacción_ María Huertas

Fotografía_ Enrique Selma/ Retoque digital_ Charly Sánchez