Expertos, esa fue la primera de las 23 canciones que cantó Leiva en su concierto este viernes 17 de Mayo en Murcia. Y fue totalmente acertada ya que nadie puede quitarle a Leiva el título de experto tanto en el manejo de sus cuerdas vocales como en el de nuestros sentimientos, los cuales nos paralizo y nos fue dosificando en el tiempo y En el espacio. Este ha sido el tercer concierto de la nueva gira de Leiva desde que sacó su nuevo y último disco Nuclear.

Hacía tiempo que no iba a un concierto tan sublime,  hacía tiempo que no pasaba una noche tan repleta de sensaciones, maravillosas e increíbles. El lugar elegido para este evento fue el Cuartel de Artillería de Murcia, el recinto estaba repleto de personas y la energía provocada por el calor humano, el aire fresco y la música nos embriagaba. Sin duda nos sentíamos como en Lady Madrid.

Melancólico a la par que emocionado con todo lo que me rodeaba no sabía si reír o llorar, si odiar o amar mi  vida, a Leiva y a La chica de la mirada perdida. Los sentimientos daban paso a los instintos haciéndonos sentir como Lobos, sin Miedos, sinceridios al cien por ciento. Si alguien me hubiera preguntado ¿Cómo lo tienes tú? No hubiera podido responder con palabras, hubiera tenido que responder con un grito estilo Godzilla para demostrar mi euforia.

Durante la segunda y tercera canción nos dejaron pasar al foso a hacer fotos, rápidamente todos los periodistas nos arremolinamos como Palomas  en busca de pan, solo que nosotros buscábamos una imagen que pudiera inmortalizar ese momento, estas canciones fueron La Lluvia y Animales, indescriptible sensación la que pude sentir estando tan cerca de Leiva, de su hermano Juancho que lo dio todo con la guitarra y del resto de ese equipo maravilloso que le acompañaba.

 

Disfruté el concierto como si fuera la última noche que pasaba con La chica de los superpoderes, Como si fuera a morir mañana. Quería que se acelerara el avance de las canciones, quería disfrutarlas todas ya, pero según pasaban sabía que se acercaba el final de algo maravilloso, eso me entristecía y quería que se congelara el tiempo. Fue Una Guerra Mundial de sentimientos.

Creo que así debe de ser como deben sentirse los buenos Cantantes, como si tuvieran en su cabeza una corriente de Electricidad que a su paso en lugar de luces enciende sentimientos y sensaciones. Y Leiva es capaz de transmitir a su público esos sentimientos y sensaciones, él nos los da y él nos los quita, nos convirtió en un solo corazón para hacernos  Sentir, soñar, reír, llorar y vivir como él vive y sin duda puedo decir que fue maravilloso.

Normalmente se puede adivinar quién va a actuar en un concierto por el aspecto de las personas que esperan a que se abran las puertas pero os puedo decir que el público de Leiva es de lo más peculiar que os podáis imaginar, jóvenes, mayores, rockeros, pijos, hipsters pero todos ellos conectados a sus sentimientos, todos conectados a Leiva, todos habían recibido La llamada de Leiva para ser  guiados por el como si fuera su Estrella Polar.

 

Todo lo contrario a Breaking bad Leiva cada día se hace más bueno en los suyo. No tengo nada malo que decir de este concierto, lo único que me pareció Terriblemente cruel fue que se acabara. La selección de canciones fue magistral, todas las canciones que se tocaron en el concierto son las que veis subrayadas en el artículo y todo el mundo salió contento y con cara de que nos preguntaran ¿A ti te ocurre algo? A lo que todos hubiéramos respondido tarareando ¡No te preocupes por mí!

Realizado por Gorka Gómez Bachiller