Se trata de una hoja de limonero murciana “rebozada” en oro de 24 kilates y que propone como pendiente, colgante, pulsera o insignia

 El joyero y gemólogo Guillermo Sánchez ha credo el primer paparajote de oro, recubierto en oro puro 24 de kilates. Se trata de una hoja de limonero, emblema de la huerta murciana, que propone como joya para lucir gracias a este metal precioso en pendientes colgantes, pulseras o insignias.

El paparajote es uno de los platos más característicos de la gastronomía murciana, que consiste en una hoja de limonero rebozada en una masa dulce con un toque de limón y recubierto de azúcar, que por primera vez traspasa las fronteras de la cocina para formar parte de la joyería creativa.

A juicio de Guillermo Sánchez, “se trata de combinar naturaleza, arte y tradición, utilizando técnicas propias de la joyería moderna”. “Llevar esta joya implica sentirse orgulloso de una tierra que no olvida sus raíces y que representa nuestro espíritu de innovación”, explicó.

“Le hemos dado una vuelta de tuerca a un producto artesano que a partir de ahora no solo se podrá saborear sino, lucir”, recalcó. “Así que los murcianos podrán presumir de un pedacito de su tierra durante todo el año, además de ser un regalo ideal para fechas tan señaladas como San Valentín o las Fiestas de Primavera”, señaló.

Así las cosas, “los murcianos de todo el mundo podrán ponerse en sus solapas o lucir en sus cuellos un icono sinónimo de tradición, de huerta con mayúsculas, de la gastronomía de toda la vida y, ahora, también de elegancia y buen gusto”.

El paparajote de oro es el resultado del trabajo de más de dos años de trabajo en donde el objetivo ha sido “ir más allá de imitar la naturaleza, sino de emplearla y convertirla en una joya única y que homenajea nuestras tradiciones más arraigadas”, afirmó.

Bajo un estilo naturista, Sánchez emplea hojas naturales de laurel, tilo, geranio o marihuana, frutos como la bellota y la piña o, incluso, cortezas de árboles, entre los que destaca la encina, el limonero y el alcornoque. A sus 40 años, es especialista en diamantes,

Segunda generación de una familia de joyeros, Sánchez, de origen granadino pero afincado en Murcia, ha trabajado para firmas de alta joyería y relojería como Cartier, Bulgari, Damiani y Chopard.

Actualmente, es el propietario de la joyería ‘DPiedra’, situada en la C/Barrio Nuevo, número 5, de Murcia.