No ha pasado mucho tiempo desde la última vez que Miss Caffeina nos sorprendió con su último álbum y ahora, ha vuelto para poner nuestros sentimientos a flor de piel con su nueva creación, Oh Long Johnson. La electrónica y el pop se unen con más fuerza que nunca para contar a la sociedad lo que estaba deseando escuchar.

Pregunta (P): ¿Qué tal fue vuestro paso por México?, ¿lo véis como una posibilidad real para las bandas españolas?

Respuesta (R): Alberto Jiménez: Fue una experiencia única. Hay muchos grupos españoles que ya han estado en México y nosotros hemos ido allí por primera vez este año para intentar afianzarnos también, como ya lo hicieron Love of Lesbian o Carlos Sadness. Contábamos con la base de que teníamos un gran público al que le gusta la música española.

Respuesta (R): Antonio Poza: También anima mucho el hecho de ser un grupo que viene de fuera porque no te ven con las etiquetas con las que te pueden ver aquí. Los grupos españoles tenemos esa pequeña ventaja, te vas lejos y la gente te escucha. Muchos se sabían la letra de las canciones y nos demostraron en todo momento que les gusta lo que hacemos.

P: ¿Cómo surgió el nombre del nuevo álbum? Oh Long Johnson rompe totalmente con la línea de los anteriores discos…

R: Antonio Poza: Estábamos en el estudio de grabación y comenzamos a hacer lluvia de ideas y alguien dijo, Oh Long Johnson! En ese momento nos pareció gracioso y nos gustó como sonaba.

R: Sergio Sastre: Es además el título de una canción que habla irónicamente de cuestiones relacionadas con las redes sociales y nos sirvió para hilar con ciertas cosas que se cuentan en nuestro disco. No en todas las canciones se trata este aspecto, pero sí se puede encontrar un toque que invita a reflexionar.

P: No solo ha sido innovador el nombre de este nuevo álbum, sino que además los videoclips también tienen una estética diferente a las anteriores, ¿qué transmiten?.

R: Alberto Jiménez: El concepto de vídeo más pop lo hicimos ya con Ácido, en el disco anterior, y nos gustó bastante el resultado. Sin embargo, Merlí supuso una producción más grande y casi todo fue idea del director Jesús NYSU. Le contamos un poco de qué iba el disco y a partir de ahí le dimos carta blanca para que creara. El resultado fue un vídeo muy pop y muy colorido que refleja un poco lo que se siente cuando ves los stories de Instagram. Los vas pasando y te das cuenta de que el siguiente no tiene ninguna relación con el anterior, los consumes rápido y parece que te interesa todo lo que ves, pero no es así. Es un vídeo que hay que ver bastantes veces para darte cuenta de todo lo que pasa en él.

P: Es evidente que en este nuevo álbum el pop está muy presente al igual que en los discos anteriores, pero además en Oh Long Johnson abundan toques electrónicos.

R: Sergio Sastre: La electrónica está en todos lados. Es un universo que ha desplazado nuestra trayectoria un poco, aunque con Detroit ya se inició este camino y ahora en Oh Long Johnson se ha radicalizado. Hemos encontrado otra manera de hacer canciones con menos guitarras y otros instrumentos, pero lo que creo que la gente más valora no es eso, sino que la música le cuente algo y que puedan conectar con ella.

P: ¿Quiénes han sido vuestros referentes en este álbum?

R: Alberto Jiménez: Este nuevo disco tiene referencias a cosas que nos gustan de los 90’s. Aunque también hay algunos guiños a Michael Jackson, a los Blackstreet boys y a esa época tan pop.

R: Álvaro Navarro: Siempre hay un referente musical a la hora de componer o trabajar en el estudio. En el caso de los videoclips ha sido más intencionado, aprovechando que ahora estamos en este universo tan pop. Nuestros discos han seguido esa línea hasta la fecha y queríamos sacarles partido.

P: ¿Os llena más sentir el reconocimiento por parte del público o llegar a escribir canciones tan transparentes y honestas como Reina? Ambos cosas son muy difíciles.

R: Alberto Jiménez: Yo siempre hablo de cosas muy íntimas en las canciones, de mi día a día, de mis preocupaciones y experiencias. En Reina llama la atención que se hablen de temas como el acoso escolar, el bullying, pero yo he convivido con ello y ha formado durante mucho tiempo parte de mí. Es cierto que son temas delicados y quizá sea por eso que conecta muy bien con la gente. Con la respuesta que estamos obteniendo del público veo que este tipo de canciones ayudan a aquellas personas que han vivido o están viviendo una situación similar.

P: Tras el lanzamiento de Oh Long Johnson, ¿cuál es el feedback que estáis recibiendo del público?

R: Alberto Jiménez: Nada más salir el disco, mucha gente comenzó a compartir con nosotros su opinión acerca de las canciones y también sus experiencias personales a través de las redes sociales. Esta inmediatez nos sirvió para darnos cuenta de que nuestras letras estaban llegando a muchas personas. Yo creo que la música nos ha salvado a todos varias veces de situaciones complicadas. Pero también es curioso estar en el otro lado y ser quien da forma y ritmo a los sentimientos.

R: Antonio Poza: Ahora con las firmas de discos, estamos viviendo momentos preciosos. Mucha gente se acerca para contarnos situaciones muy personales y cómo se han visto reflejados en la canción. Nos conmueve percibir tanta emoción de la gente y a veces no sabemos qué responderles.

R: Alberto Jiménez: Cuanto más tiempo pasa nos damos cuenta de que lo más importante es el público.

P: Ahora que el proyecto es más grande que nunca y podéis vivir de la música, ¿sentís vértigo al poner vuestro día a día en manos del público?

R: Sergio Sastre: Hemos establecido un vínculo muy fuerte con la gente que nos sigue. Sabemos que hay personas que están dispuestas a escuchar y nos dan la oportunidad de cambiar. Eso nos hace sentir más seguros de nosotros mismos. Es normal que, cuando un proyecto musical crece se generen expectativas alrededor e internamente sobre lo que debe ser el proyecto, hacia dónde debe ir… Pero es cierto que contamos con un público muy generosos que nos da espacio para crear cosas diferentes.

P: ¿Bandas del panorama nacional que recomendéis?

R: Alberto Jiménez: Creo que la música nacional está mejor que nunca en cuanto a géneros y diversidad. Hoy en día hay menos corsets y se puede hablar de todo con libertad.

R: Sergio Sastre: Por ejemplo, Veintiuno ha sacado nuevo disco y es un grupo que tiene una trayectoria, pero ahora se está haciendo más eco.

R: Álvaro Navarro: Morgan también nos gusta mucho.

R: Antonio Poza: Además, hay grupos emergentes con potencial como Floridablanca o el grupo murciano Glas.

R: Sergio Sastre: Hay gente con mucho talento.

Realizada por Clara Miñarro