El pasado miércoles asistimos a la iniciativa gastronómica Degustando Murcia, enmarcada dentro del proyecto multidisciplinar Murcia Inspira en colaboración con Cervezas Alhambra, que tuvo como protagonista la gastronomía procedente del noroeste de la Región, elaborada con ingredientes de la agricultura tradicional y ecológica, convertidos en platos que aúnan tradición y vanguardia. Una experiencia única que no dejó indiferente a ninguno de los comensales que pudieron disfrutar de la velada.

La encargada de elaborar el menú fue Encarna López, cocinera, formadora y asesora gastronómica de la Asociación AlVeAl, diseñado especialmente para maridar con las referencias de Cervezas Alhambra, y transportó con sus platos al origen de la gastronomía del Noroeste, recuperando sabores tradicionales y tratando el producto con respeto y cariño. Encarna y el Beer Sumiller nos guiaron por una experiencia sensorial que invitaba a tomarse el tiempo necesario para apreciar las cosas y concretamente la gastronomía. Platos donde el producto tuvo todo el protagonismo, y que pudimos degustar sin prisa, descubriendo nuevas sensaciones, nuevos matices.

Por otro lado, Jacobo Monereo, encargado del desarrollo de negocio de La Junquera y Regeneratio Academy, hizo intervenciones durante la velada para explicar cómo rescatan y desarrollan la recuperación de cultivos, haciendo especial hincapié en el tratamiento de la propia tierra y en la importancia que tiene la regeneración y la sostenibilidad del campo a la hora de recuperar sabores y cultivos locales.

Alhambra Especial nos recibió junto a las primeras creaciones gastronómicas: unas ‘Galletas hojaldradas de Malta con parfait de pollo feliz’ y unas ‘Texturas del campo’ provenientes de la finca La Junquera.

La degustación prosiguió con la emblemática Alhambra Reserva 1925, encargada de potenciar los sabores del ‘Tartar de cordero lechal con cremoso de queso’. Seguidamente llegó el turno a las notas tostadas a café y chocolate de la Alhambra Baltic Porter, que combinaron con el ‘Arrocico del mercao a la leña’.

La voluptuosidad de la Alhambra Reserva Roja puso el broche de oro de la velada matizando los sabores del ‘Borracho de cerveza roja, crema de chocolate de algarrobo y helado de lúpulo’.

En definitiva, que gracias al menú de Degustando Murcia pudimos sentir cómo el tiempo se detiene y los sentidos se multiplican a través de numerosos aromas, texturas y matices llenos de la filosofía de la chef: cuidar los pequeños detalles para conseguir grandes platos.