Por todos es sabido que las tardes de terracita y los domingos al sol son una mera excusa para hacer dos de las actividades que mueven el mundo: alimentarse y socializar. Partiendo de esta base, podríamos decir que ambas van de la mano en una sociedad en la que el culto al cuerpo está en auge desde que el término “Millenial” apareció en escena. Por esta misma razón cada vez son más los que se suman a una nueva moda surgida a partir de la necesidad de darle un giro a la alimentación: el Real Fooding (o “Comiendo real” en español).

El promotor de todo este movimiento es Carlos Ríos (@carlosriosq), un nutricionista influencer que ha revolucionado las redes sociales con su concepto sobre la comida, al que se han sumado una gran cantidad de personalidades del panorama español.

Para entender mejor qué es el movimiento “RealFooding” es necesario diferenciar la “comida real”, que es toda aquella que ha sido mínimamente procesada o cuyo procesado no ha afectado a su composición, de los “alimentos procesados”, los cuales han sido ´tratados´para modificar su composición. Dentro de estos están los “procesados buenos”, que son aptos para el consumo y los “ultraprocesados”, alimentos a los que el procesamiento ha retirado calidad.  Parece fácil, ¿verdad? Y, si te dijera que en el año 2018 el 70% de los alimentos presentes en tu supermercado de confianza son ultraprocesados, ¿qué ocurriría?No podemos negar que los impedimentos para comer “de manera real” son bastantes para aquellos que quieren mejorar su forma de alimentarse, y por tanto su estilo de vida, pero es más accesible de lo que a simple vista parece. Aquí os dejamos  5 tips para aquellos que quieran iniciarse en este movimiento:

 

  1.  Los mercados, tu nueva casa. Todos conocemos el mercado de la ciudad, pero el supermercado siempre nos sonríe y nos invita a pasar. Es hora de cambiar.
  2. El secreto está en las etiquetas. Ahí encontrarás todo lo que necesitas para identificar un alimento procesado.
  3. Evita la comida empaquetada.
  4. Adiós a las bebidas enlatadas. Sí, a todos nos gusta sentarnos en nuestra terraza favorita a comentar lo bonita que es la vida con un refresco con hielo en nuestra mano, pero su alto contenido en azúcares los hacen incompatibles con la vida saludable.
  5. Mejor integral. Sí, eso es, los alimentos integrales pertenecen al grupo de los procesados buenos, por lo tanto tienen el visto bueno en tu dieta. Retrasan la absorción de azúcares, que se traduce en menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, entre otros.

Gracias al movimiento RealFooding el universo de la alimentación está revolucionado, ¿será capaz de revolucionar también vuestras cocinas?

 

Realizado por Sofía Sáez Pérez

 

 

 

 

BANNER-TESLA