El Monkey Week es una verdadera institución en lo que a festivales se refiere, categoría que ha conseguido con años de trabajo, esfuerzo y confección de una propuesta verdaderamente alternativa. Desde Shopper Magazine elaboramos un pequeño decálogo de razones por las que merece la pena ir a este jolgorio musical.

– Aunque parezca una tontería, la maravilla de temperatura que hace en Sevilla en noviembre es uno de los puntos a tener muy en cuenta para hacer el viaje. Ni te mueres de frío ni te asas de calor, el equilibrio es posible.

– La variedad de espacios y el formato planteado le dan una ventaja competitiva importante con el resto de festivales. No hay vayas, cosa que permite que te muevas de una punta a otra de Sevilla, que te bebas unas cuantas cervezas y vayas haciendo la croqueta a los conciertos.

– Hay que reponer fuerzas, eso está claro, pues sabiendo que te puedes poner las botas a gazpachito, rabo de toro, huevos la flamenca y demás placeres culinarios ya merece la pena.

– El elenco de artistas que forman parte del cartel hace que sea uno de los festivales más atractivos de este 2018. El Monkey Week siempre se ha caracterizado por apostar por lo emergente, por lo alternativo y este año no iba a ser menos, así que podremos disfrutar en directo de bandas tan rompedoras como Toundra, Perro, Biznaga, Travesti Afgano o Pumuky.

– Es su décimo aniversario y en cuanto a festivales se refiere pasar las dos cifras es un éxito rotundo. El Monkey Week es la fiel representación de que lo importante no es llegar sino mantenerse, un ejemplo a seguir en cualquiera de los ámbitos y vertientes. Nosotros queremos ver como sopla las velas, pide deseos y abre regalos, ¿os apuntáis a la fiesta?

– Por último pero no menos importante, es necesario destacar su programa de encuentros con profesionales Eventbrite Monkey Brain, donde se ofrecerán conferencias, talleres, speed meetings y sesiones de networking enfocadas exclusivamente a músicos y profesionales del mundo de la música.

 

BANNER-TESLA