En lo poco que llevamos de año ya hemos pasado unos cuantos premios: Globos de oro, Premios Feroz… Pero todavía nos queda alfombra roja para rato con los Premios Goya y los Oscar a la vuelta de la esquina.

Entre ellos la pasada noche pudimos disfrutar de la 60º edición de los Premios Grammy, con un desfile de estilismos que como cada año, no ha dejado a nadie indiferente. Bien es sabido que, a veces, más que saber quiénes son los galardonados (que en realidad es lo que se persiguen estos eventos), buscamos descubrir los estilismos más excéntricos de algunas de las celebrities más importantes del mundo. Este año los Grammy han tomado el blanco y el nude como protagonistas, sin dejar de lado al inequívoco negro que, junto con la rosa blanca se han convertido en un símbolo de denuncia contra los abusos de la industria del mundo del espectáculo.

Entre las mejores vestidas destacamos a la popular cantante Lana del Rey que nos sorprendió con un estilismo elegante y sofisticado de Gucci en color nude, con mangas de murciélago con amplia caída y una abertura frontal que  mostraba su lado más seductor. Un diseño lleno de detalles, en el que predominaban las estrellas, a juego con su tocado, que también incluía una corona de estrellas. Completaba el look con sandalias plateadas

Otra mujer que deslumbró en la alfombra roja del Madison Square Garden fue Hailee Steinfeld, conocida por su papel en Dando la nota. Steinfeld optó por el total white, un sencillo vestido blanco palabra de honor del diseñador Alexandre Vauthier que centraba la atención en una abertura frontal que dejaba entrever una botas metalizadas en color violeta. La actriz es una de las mejores vestidas allá donde va, siempre apuesta por combinaciones solo aptas para las más atrevidas. Ya sabéis, quien no arriesga no gana.El look de Miley Cyrus también fue uno de los protagonistas de la alfombra, no por su excentricismo (como nos tiene acostumbradas), sino más bien porque optó por un estilo refinado y cosmopolita . Lució un jumpsuit en total black de Jean Paul Gaultier con aberturas en la zona del escote de cariz asimétrico. Completaba su outfit con sandalias negras con tacón de glitter y una rosa blanca en la mano, haciéndose participe del movimiento #TimesUp. Un estilismo para denunciar el acoso sexual de la industria del espectáculo, y que otras muchas celebridades han denunciado a través del luto en esta noche de galardones.

Pero no todo es elegancia y delicadeza en la alfombra roja, así que no podíamos olvidar a aquellas cuya mente se nubló antes de salir de casa y que deberían empezar a replantearse el despido de su estilista que casi nos gusta más que las mejores vestidas y son las peores.

Empecemos con algo que, si bien ha sido tendencia y garantía de éxito en muchos casos, como es el total white, siempre existe la excepción que confirma la regla. Este ha sido el caso de Cardi B, que ha apostado por el color blanco en un outfit donde la elegancia brillaba por su ausencia y la extravagancia (en el peor de los sentidos) acaparaba todas las miradas. El modelito estaba firmado por Ashi Studio y consistía en un vestido abullonado por encima de la rodilla, que incorporaba una cola en la parte trasera que (sinceramente) no había por dónde cogerla, completaba el look con unos salones blancos con transparencias de Louboutin. Cardi, tal vez el año que viene haya más suerte.

Pasamos a otra cantante, en este caso es Pink. Su error fue escoger un elemento tan complicado como las plumas en un voluminoso vestido palabra de honor de Armani Privé que mezclaba diferentes colores, entre ellos, rosa, azul klein, violeta y negro. A esto hay que sumarle el cinturón negro que, escondido entre el plumaje, pretendía definir la cintura de la artista. Una misión imposible entre tanto tejido.

El éxito musical de Camila Cabello durante la gala no podemos extrapolarlo a la alfombra roja, ya que, a pesar de que un vestido rojo y largo de Vivienne Westwood puede convertirse en un seguro para un evento de esta categoría, el modelo que seleccionó no consiguió convencer al público. El escote corazón y fruncido del pecho no resultaba nada favorecedor, y la falda de tubo tampoco la benefició a la hora de lucir curvas. Eso sí, se merece especial mención el original bolso en forma de bola de discoteca, que completaba el look junto con un recogido y joyas de diamantes.

Realizado por Ángela Sánchez Mondéjar

BANNER-TESLA