La gran mayoría de las personas están 9 meses de su vida desando que llegue el verano, una sobrevalorada estación, sobre todo si vives en Murcia, en la que el gran protagonista es sin duda el calor, ese tirano que se apodera del cuerpo y te hace pensar en los desafortunado que eres como no estés en la orilla de una playa al atardecer o de viaje en lugares más fresquitos. Aún así, se disfruta todo lo que se puede y otro gran protagonista del verano también hace su aparición estelar, el bikini, esa prenda que no falta en el armario del 99% de las féminas y que tantas pasiones levanta tanto en hombres como mujeres, y aunque cueste creerlo hoy día también sigue teniendo sus detractores.

Yo mismo, he de confesar que no soy muy seguidor de la moda de baño en general, pero he de reconocer que el Bikini siempre me ha despertado un gran interés y no por el hecho de que me parezca bonito, favorecedor, sexy o cualquier otro adjetivo que se os pase por la cabeza, si no porque creo que tiene una historia muy interesante, llena de curiosidades y polémicas, y porque es una prenda con muchos significados, aún así, ya puesto a confesar, he de decir que yo prefiero el bañador para la mujer…para gustos, colores.

El mero hecho de hablar del origen de esta prenda está rodeado de polémica, porque siempre se ha pensado que nació a principios del siglo XX como parte del proceso de evolución del traje de baño femenino que comenzó con el cuerpo cubierto casi en su totalidad y poco a poco fue dejando más piel a la vista como las piernas, brazos, escote, espalda y parte del abdomen, pero posteriormente se hallaron antiguas urnas y pinturas griegas que datan del 1400 d.c. en las que se ve a mujeres atléticas portando prendas muy similares al modelo bandeau que actualmente se utiliza, por lo que todo aquel que se atribuía el mérito de haber creado el bikini ya no podía hacerlo con tanta libertad.foto1

Es más, realmente esta prenda de baño de dos piezas en la que se convirtió el traje de baño, no obtuvo el nombre de Bikini hasta el año 1946 en París, cuando Louis Reard presentó un defile de prendas de baño de dos piezas entre los que estaba un modelo con braquita de triángulo que por primera vez dejaba más piel a la vista de lo normal y el ombligo, hasta ahora prohibido. Ninguna modelo profesional aceptó desfilar con este diseño ya que era demasiado provocativo así que Louis contó con una estriper del casino de París llamada Micheline Bernardini, la cual advirtió al ver el diseño que tenía que llevar, que ese desfile iba a ser más explosivo que la bomba del atolón de Bikini que los Estados Unidos había detonado hace unos días. Este diseño se llamó modelo Bikini y aquí empezó la prenda que originalmente conocemos y algunas anécdotas más causadas por esta mínima prenda.

En el concurso de Miss Mundo que se celebró en Londres en 1951, el Vaticano y algunos países declararon esta prenda como pecaminosa e indecente por lo que fue prohibida en algunos países como Italia, Bélgica y como no, España. Durante los 50 el rey absoluto seguía siendo el bañador pero en 1953 Brigitte Bardot causó tal sensación durante el festival de Cannes con su bikini de flores que la gente empezó a desear más esta prenda. Otros bikinis famosos durante los 60, popularizados gracias a la industria del cine, fueron los de Úrsula Andress en la película El Doctor No y del de Raquel Welch en One Million Years en plan prehistórica, dos modelos que fueron cada vez más imitados y ayudaron, junto al de la Bardot a ganar mucho terreno al bañador.  bikini1

El bikini era cada vez más deseado, pero también hacía que la mujer fuese considerada cada vez más un objeto de deseo, dicha postura también causó muchos revuelos y debates que hoy en día todavía siguen un poco latentes. La evolución de esta prenda de baño que actualmente cuenta con una industria multimillonaria, ha seguido en marcha, pero para ser cada vez más pequeña, por lo que sigue habiendo público que la considera una prenda indecente e incluso degradante para la mujer…el debate y la polémica están servidos, cada cual que opine lo que quiera.

Y como última polémica, menos personal y más fashion, tenemos la eterna batalla entre el bañador y el bikini, de la que no se libra nadie. Opiniones hay mil, preferencias también, y está claro que todas las temporadas la lucha del bañador por volver a su reinado e vez más insistente pero es algo muy difícil de conseguir ya que el bikini a lo largo de su historia se a acompañado de cualidades que el bañador nunca ha tenido tan arraigadas, como representar la libertad de la mujer con más fuerza, con más polémicas luchando contra la represión y la tradición y también sea dicho, por su comodidad y variedad de diseños y tejidos.

bikini2

Esta batalla lleva muchos años y seguro que durará muchos más, quizás por eso, algún diseñador cansado de tener que decidir creó el trikini, una hermosa mezcla de bañador y bikini perfecta para las indecisas, pero….¿cuál prefieres tú?, sea cual sea tu elección, seguro que siempre habrá alguien que le resulte polémica, ése es verdadero poder del Bikini.

Andrew Sánchez
@Andymiraesto

BANNER-TESLA