El Contempopránea abrió las puertas a su público el pasado 20, 21 y 22 de julio. El festival, un homenaje a Los Planetas, trajo consigo leales fans del mítico grupo, provenientes de todas partes de España.

El evento se desarrolló en Alburquerque, un pueblo acogedor e histórico,  que cuenta con un imponente castillo desde el que se tienen vistas durante el festival y un camping que es el edén para cualquier festivalero: césped en buen estado, piquetas fáciles de clavar, baños con agua caliente y un entorno realmente amigable.

El jueves se dio el pistoletazo de salida en el Escenario Plaza España, en pleno centro del pueblo, rodeado de bares y restaurantes idóneos y realmente asequibles para tomar algo mientras disfrutas de la armonía de Alexandre Lacaze y la incesante felicidad que transmiten De Viaje y Detergente Líquido. Parece que el pueblo entero está esperando esos días para acogernos con los brazos abiertos y deleitarnos con una gran verbena. La jornada terminó con Wemakefriends, todo el público se dejó llevar por el ritmo de estos djs y menos mal que los alburquequeños contaron con unos espectadores incansables y dispusieron un after que permitió continuar la fiesta.El viernes empezó con la llegada de los asistentes más retardados al camping, y que mejor recibimiento que con un acústico de El Buen Hijo y La Casa Azul en las piscinas municipales, rodeadas de altos pinos proyectando sombra a todos los presentes. El primero en tocar, El Buen Hijo, uno de los grandes descubrimientos ya que con solo 5 temas, repletos de buen rollo, consiguieron llevarse a todo el público al bolsillo. El siguiente fue La Casa Azul, la cercanía de Guille Milkyway y la simpatía de Paco, el guitarrista, hicieron del concierto un gran guateque en el que hubo peticiones e incluso participaciones del público.

La verdadera entrada al Contempopránea, tuvo lugar en el Paseo de Las Laderas, un escenario único que ningún otro festival puede igualar. Estrecho y largo, a la derecha vistas al frondoso paisaje pacense  y a la izquierda una panorámica al monumental castillo del siglo XIII.

La jornada de la noche dio comienzo con Galaxina, elegido grupo revelación nacional 2017, y El Imperio del Perro, que no solo estuvieron muy acertados sino que superaron con creces las expectativas del público. Después Supertennis, los alburquequeños con estética setentera y  pop sosegado dieron paso a Maga, y como no, Miguel Rivera con su inigualable voz emocionó a todo el público y como siempre, dejó con ganas de más. Lo más cañero del viernes lo dieron Viva Suecia, con sus grandes temas como A Dónde Ir, Bien Por Ti o Hemos Ganado Tiempo; todos fuimos testigos de la avalancha de los espectadores cuando Rafa Val se aproximó al escenario, causando verdadero furor entre los asistentes de las primeras filas.Tras los murcianos, fue el turno de La Casa Azul, ya que un concierto no es suficiente para saciar a los fans, ahora más activo que en la tarde, un público apasionado se dejaba llevar por uno de los mejores grupos de electropop del panorama español. La noche acabó con Lecciones de Vuelo, Las Odio y Satelitrex DJ, tres grupos más que oportunos para hacer del viernes un día más que sobresaliente. Llegó el sábado, la última y más esperada jornada del festival, empezaron con otros murcianos, La Maniobra de Q, que ya está dando mucho que hablar en la escena shoegaze y noise pop nacional. Tras ellos, vino  La Bien Querida, y todo lo que puedo decir es que morimos de amor con ellos; en tercer lugar, los fascinantes Apartamentos Acapulco, sin duda una promesa de la música granadina, que revolvieron a los presentes con sus temazos Scarlett, Qué Quieres De Mí, y No Sé Cómo Te Atreves de Los Planetas. Entre granadino y granadino les tocó el turno a Automatics, que dejaron a la expectación ansiosos para el siguiente, el plato principal del Contempopránea, por el que miles de personas venían y esperaban extasiados: Los Planetas. El grupo comenzó con Islamabad, una obra maestra no solo de su último disco sino de toda la discografía, un público más que entregado cantó a pleno pulmón los grandes hits: Santos Que Yo Te Pinte, Corrientes Circulares En El Tiempo, Itijad, Espiritu Olímpico… Pero fue para los verdaderos fanáticos para lo que estaba hecho este concierto. Los espectadores se dieron por satisfechos tras dos horas de ruido, mucho humo y una voz que ya forma parte de la cultura musical nacional.Tras los cabeza de cartel, una banda digna de mención fue El Último Vecino, llegó así a Alburquerque  un grupo lleno de obscenidades e inmoralidad, que conseguía dejar a la expectación sin aliento, Gerard Alegre y sus bailes fueron increíbles y merecedores de volver a ver una y mil veces más, con exorbitantes temas como: Mi Chulo o Tu Casa Nueva. Para acabar el festival: Rusos Blancos y Papá Topo, aunque más calmados, no acabaron con el jolgorio de una noche para recordar en este histórico pueblo.Sin lugar a dudas, el Contempopránea, es un festival que se ha ganado un nombre, no solo como uno de los festivales españoles más antiguos sino también como uno de los destacados. La clave: pequeño y acogedor, lo que hace que alburquequeños y forasteros sean una gran familia durante tres días. Todo espectador repite, y no hay duda de que yo también.  ¡Larga vida al Contempopránea!

Redacción_ Ángela Sánchez Mondéjar

Fotografía_ Paula Reverte Peñalver   

BANNER-TESLA