Los estereotipos femeninos han cambiado mucho en unas pocas décadas. Mientras en los años 50 se estilaban las mujeres con curvas y la publicidad animaba a alimentarse de manera adecuada, en los últimos tiempos las figuras delgadas, casi rectas, con rasgos androgénicos parecen ser el objetivo a seguir.

No sin generar polémica, sigue siendo habitual encontrar anuncios en los que la protagonista se encuentra por debajo de un peso saludable y muchos tachan a este tipo de campañas de ser culpables de promover el desarrollo de trastornos de la alimentación. De hecho, se sabe que la insatisfacción corporal es uno de los principales factores responsables del desarrollo y mantenimiento de los trastornos de la conducta alimentaria.

Recientemente un grupo de científicas españolas ha demostrado que algunas técnicas basadas en observar el propio cuerpo en el espejo pueden mejorar el tratamiento de la bulimia nerviosa. Su trabajo ha revelado que estas técnicas también reducen los niveles de cortisol en saliva, una hormona esteroidea que se libera como respuesta al estrés.

636022480400169261-505059529_hot-girl-mirror-reflection-hd-wallpaper-53295

Para llegar a esas conclusiones, las investigadoras trabajaron con 29 mujeres (con alta insatisfacción corporal y diagnosticadas de bulimia nerviosa) a las que dividieron en grupos para comparar dos técnicas distintas: por un lado, la exposición guiada, en la cual las participantes deben permanecer observando su cuerpo en el espejo mientras lo describen de manera neutral y objetiva (como si un pintor tuviera que hacer un retrato suyo pero sin verlas), y por otro lado la exposición pura, en la cual las participantes también miran sus cuerpos reflejados, pero pueden expresar los sentimientos y pensamientos que les provoca.

Se sometió a las colaboradoras a seis sesiones de exposición al espejo y después de cada sesión se evaluaron los cambios en sus pensamientos (positivos y negativos), así como su grado de satisfacción corporal y los cambios en los niveles de cortisol salival.
Una vez analizado el estudio y analizados los datos, las principales conclusiones muestran que ambas técnicas de exposición reducen los pensamientos negativos de las mujeres con bulimia e incrementan los positivos a lo largo del tratamiento, al mismo tiempo que reducen los niveles del cortisol. Sin embargo, la exposición pura aumenta más la satisfacción corporal y disminuye en mayor medida el malestar subjetivo experimentado por la visión del propio cuerpo durante las sesiones.

zerkalo-interer-devushka-1430316800

A la vista de los resultados, ¡mírate al espejo y expresa lo que sientes! Y claro está, si te reconoces en un problema con la comida, acude a un especialista porque ellos sabrán cómo ayudarte.

Realizado por María José Moreno

BANNER-TESLA