La sonrisa se convierte en una constante en nuestras conversaciones, bromas entre foto y foto y una imperiosa personalidad que termina “doblegándonos” a sus deseos estéticos. Será su condición de influencer… Abordamos a Rosalía, rostro de Lovelinesse, el perfil de Instagram que cuenta con más de 100.000 seguidores. Murciana de nacimiento, trotamundos por naturaleza y actualmente afincada en la capital, nos descubre algunos de los secretos de su éxito en la red.

 Lovelinesse es el Alter Ego de Rosalía en Instagram, cuéntanos un poco sobre ti…

La verdad es que Lovelinesse es la cara estética y armoniosa de Rosalía. Creo que mi vida dista mucho de todo el equilibrio que se puede ver en mi Instagram, una vida bastante más caótica y desordenada. De hecho, “lovelinesse” es el título de una canción de Moriarty, un grupo de música franco-americano, una canción delirante que habla de amapolas, opio, curas, pizza y monjas, algo así como el delirio que tengo yo en la cabeza.

Nacida y criada en Murcia, siempre quise mejorar el mundo, o por lo menos hacer algo por los demás. De pequeña quería vivir en la India o Argentina, quería viajar y cambiar todo lo que no funcionaba, pero por aquel entonces viajar no era algo que estuviera al alcance de todos. La elección de los estudios me provocó una grave crisis existencial, incapaz de decidir entre Traducción, Bellas Artes, Medicina o Derecho, crisis que nunca acabó del todo en mi vida. Al final acabé especializándome en Comercio Internacional, dispuesta a aprovechar todas las oportunidades que me surgieran de viajar y conocer el mundo. Gracias a esta elección he podido “traviajar”: trabajar y vivir en distintos continentes, empapándome de diferentes culturas, y he acabado haciendo un poco de todo (comunicación, relaciones internacionales, gestión de proyectos, colaboración con la ONU y con algunas ONGs, etc.).  Ahora mismo llevo casi un año en Madrid, reponiendo fuerzas para la siguiente aventura.

111

Cuando decides abrirte una cuenta en Instagram ¿Vislumbrabas la posibilidad de alcanzar los 100k?

Ni de lejos. Cuando abrí mi cuenta de Instagram en 2012 sólo pensaba en compartir todas las fotos que tomaba a diario y que inundaban mi smartphone. Creo que comenzó, y ha seguido siendo, algo así como mi diario gráfico. Hace unos años me dejaba la espalda cargando con cámaras digitales, analógicas y mil accesorios más para poder hacer fotos. Después pasaba horas editando y subiendo a otras redes sociales (Tumblr, Blogspot, el mítico Fotolog, Flickr..).  Hoy, sigo haciéndolo (lo de cargar con las cámaras), pero el móvil me da la facilidad de poder tomar fotos muy rápidamente, sin previa preparación, por lo que muchos momentos que capto con la cámara del móvil no podría captarlos de otra manera. Pierdes calidad pero ganas en espontaneidad. Además, poder compartir esos momentos en tiempo real es el mayor beneficio (o el mayor handicap, según lo mires) del IG.

Al margen de la practicidad, nunca me imaginé que pudiera llegar a este punto de compromiso ni que la comunidad Instagrammer fuera tan motivadora e integradora. Gracias a Instagram he hecho amigos, he conocido a gente interesantísima y he tenido apoyo en los momentos más inesperados (como alojamiento en Ceuta en pleno proceso migratorio desde Casablanca hasta Murcia en coche, o una guía de primera en Tel Aviv).

ENTREVISTA LOVELINESSE SHOPPER #18-6

Murciana afincada en Madrid y con el corazón en África ¿Ciudadana de un lugar llamado mundo?

En cuanto pude salir de Murcia (y de España) supe que sería muy difícil para mi encontrar un único “hogar”. Después de haber vivido en Córdoba (Argentina), Glasgow, Casablanca y Nueva York, de haber visitado todo Europa, Sudamérica, la India, Japón, Israel.. la vida en Madrid se me hace un poco cuesta arriba. Digamos que esa facilidad de vida que la gente en general aprecia, yo me la tomo como una falta de nuevos retos.

A día de hoy, hablo de Casablanca como mi Casa de adopción, y de Murcia como mi casa sin elección (la que me tocó), pero creo que aún no he encontrado mi lugar definitivo. Lo más importante es no ponerse límites, ni restricciones, a la hora de decidir dónde y cómo vivir y ser feliz. Todos somos ciudadanos del mundo, sólo tenemos que atrevernos a salir a conocerlo (qué profundo).

222

Con más de 100.000 seguidores en instagram te has convertido en una de las instagrammers más influyentes a nivel nacional ¿cuándo y cómo te das cuenta de tu condición de influencer?

Yo no me veo como una influencer. Sigo subiendo las mismas fotos que subía hace cuatro años, tengo las mismas pasiones, la misma actitud.

Aún así, supongo que el día en que una marca española se interesó en una colaboración con mi cuenta de IG supe que algo había cambiado, o más bien evolucionado, que de algún modo podía usar esta pasión para expresarme y al mismo tiempo mejorar ciertas cosas. De esto hace menos de un año, y desde entonces todo ha ido bastante rápido, en términos de colaboraciones.

En tu instagram vemos imágenes de viajes, moda, comida ¿Cómo definirías tu estética?

Una estética “simple”. Para mi, “menos es más”. Siempre. Supongo que intento simplificar la complejidad de lo que encuentro a mi paso, o de mis propios pensamientos y sentimientos.

Busco compartir lo que a mis ojos tiene algo de armonioso, intentando reflejar mi propia personalidad. La luz lo es todo en mis fotos, como lo es todo en mi vida. No suelo subir fotos de noche, ni con poca luz, ni con flash ni luz artificial. Puede que haberme criado en un lugar con 364 días de luz al año haya influido ligeramente, pero necesito el sol ante todas las cosas, en mis fotos y en mi vida.

Al margen de la estética, se trata de un estilo de vida. A veces me he planteado centrarme en un único ámbito, compartir imágenes únicamente de moda, o de comida, pero creo que dejaría de ser yo si no compartiera todo lo que me inspira. No soy fotógrafa profesional, ni blogger de moda, ni food stylist, pero puede que sea un poco de todo ello a la vez.ENTREVISTA LOVELINESSE SHOPPER #18-3

¿Qué visión del mundo buscas transmitir a través de tu perfil?

Lo que más me gusta es poder transmitir lo que yo considero valioso de cada uno de los rincones y las culturas que conozco, e incluso de mi día a día. Creo que aún existen muchos prejuicios sobre algunas naciones que son verdaderamente ricas y asombrosas, y me gusta darle la oportunidad a la gente de cambiar su punto de vista.

También existe un miedo irracional hacia ciertos países o regiones del mundo (hacia ciertas religiones), y parece que en Instagram se puede llevar a cabo una aproximación más local, más humana. Yo misma me he interesado por viajar a lugares de los que antes desconfiaba, o simplemente no tenía ni idea. Pasamos de ver lo que nos cuentan en las noticias a lo que nos cuenta la gente local a través de las imágenes de su día a día. Eso es lo que a mi me gusta ver, y lo que quiero transmitir. Tanto si vivo en Madrid como en Marruecos, mi día a día no varía sobremanera, ya que al fin y al cabo es la misma vida con pequeños matices. Poder demostrar a la gente que la vida es la misma, sin miedo, sin importar en qué parte del mundo estés, y que siempre hay cosas que merece la pena descubrir, es un privilegio.

Hoy, tenemos todos los medios para poder enterarnos de lo que pasa en el mundo, ya no hay excusa. El problema es que tenemos demasiada información, y en ocasiones es difícil discernir lo que es real de lo que no. Quiero que si alguien sigue mi perfil, sea porque confía en la visión del mundo que yo transmito, que no tengo ningún interés oculto, que lo que muestro es lo que hay.

ENTREVISTA LOVELINESSE SHOPPER #18-10

¿Puede hoy en día un bloguero, tuitero o youtuber vivir de los beneficios que perciba de su actividad en las redes sociales?

Sí, definitivamente sí puede. Es algo que requiere constancia y dedicación, y sobre todo poder estar cómodo con la idea de compartir tu vida en las redes sociales. Además, no todo el mundo llega a alcanzar la misma fama, ni todas las personalidades valen para ello. Imagino que habrá muchos “quiero y no puedo”, al igual que habrá gente que ha llegado aquí de rebote. Hay muchos perfiles repetitivos cuando la clave aquí es saber diferenciarse.

Obviamente, no estoy hablando de mi misma. Yo no vivo de esto ni me lo planteo. Instagram es una vía de escape. Creo que si mi estabilidad financiera dependiera de las redes sociales, no disfrutaría haciéndolo tanto como lo hago ahora, y quizás perdería mi esencia.

Por otro lado, es un sector muy volátil y cambiante, y es difícil tener la certeza de que el negocio va a durar de por vida, o de que tu fama va a continuar siendo la misma.

 ¿Dónde consideras que reside el éxito de Lovelinesse?

Creo que Lovelinesse es constancia. Tanto estética como temporal. Nunca he abandonado Instagram ni he cambiado mi estilo, al margen de posibles evoluciones. Sigo mostrando mi día a día, mis viajes, mis hábitos, mis inclinaciones morales y mis inquietudes. Creo que no son sólo imágenes, que más allá de la estética se puede discernir un conjunto, una vida con cierto sentido.

ENTREVISTA LOVELINESSE SHOPPER #18-1¿Futuros proyectos en mente?

Estoy buscando darle un giro radical a mi vida. El problema es que ni yo misma sé en qué se materializará esta necesidad. A nivel profesional, geográfico, sentimental. Os mantendré informados.

Entrevista por María Huertas
Fotografía Vic Soriano
Peluquería Pconpelo

BANNER-TESLA