7:27 Me incorporo y aunque no quiero ni existir y mi subconsciente está a millones de kilómetros, ella me devuelve al planeta, con mi sonrisa prestada(las sonrisas nunca son nuestras) al escucharla.

Puedo contar que para mí solo existen dos realidades alternativas: antes de sus ojos y después de sus labios, lo que hubo entre medias es el universo, lo que hubo antes no lo recuerdo y lo que habrá después será el purgatorio. No debería contarlo pero lo voy contar, os hablaré de ella. Me pone cada mañana, es casi lo único que hace que se me vayan las manos, bueno y los pies, que pierda la mirada y la cabeza. Desde luego es la sala principal de mi ducha, el After de mi cama y siempre es mi escenario principal cuando me voy a correr, me marca el ritmo y la presión, cada latido y percusión, ejerce de bypass y motivación. Sigue de cerca mis zancadas y se anticipa, con fuerza, los días que arrastro los pies. Muchas veces me duermo a su lado y otras solo me pide salir, a veces es himno de mis batallas y casi siempre me da paz en estos tiempos de revolución. Me ha aconsejado cuando debía capitular, me ha empujado a conceder guerras, me ha tocado en retirada y ha sonado perdida, a lo lejos y disimulando, cuando he estado tirado en la camilla.

 

Ella me ha enseñado a superar todo, a todos y a todas. Me ha hecho fuerte, aunque puede destruirme, me ha hecho destrozar y destronar a aquell@s quienes odian de memoria porque se mueren de recuerdos. Es mi principal donante de sangre, mi fuente de hierro, mi lavado de estómago, mi cura de hígado y mi transplante de corazón.

¿Estoy empalagoso? Quizás se lo merece, le debo mucho. Me gustaría ser su único él, en esta realidad, y su inevitable yo en cualquier universo. Quisiera tocarla como nadie la ha tocado y hacerla vibrar como ella me lo hace a mí. Me gustaría ser su puto mejor videoclip, su capítulo maldito, el final de su serie favorita y el inicio de la película, en un cine de verano, que nunca olvidará. Me ha acompañado en los peores momentos y la he perseguido al otro lado del mundo por solo tenerla unas horas. Es la jodida estrella de mis montajes, el leit motiv de mis viajes, la cura de mi pereza, el descanso de mi ira, quizás mi única envidia, compás de lujuria, la avaricia no va con ella y si de algo peca, es de ser soberbia. La he tenido al otro lado del mundo fingiendo mirar el océano, o simulando un mar de dudas, cuando es ella la que me marea, en lo alto de un acantilado pensando en saltar sin vacilar y siendo, y también estando, vacío.

No es, ni será, un 14 de febrero. Es un mayo del 68, unos pasos fuera de la tierra en el 69, es lluvia de noviembre, es un verano que nunca termina y capaz de empezar en un despertar de septiembre.

image2-1

Es todos mis tiempos verbales aunque pasa bastante de ser participio y se avergüenza de l@s condicionales.

Es una sala de operaciones, una estación de tren abandonada, es una catedral hundida en un lago, en una isla perdida. Es noche en vela, puede aparecerse como 99 globos rojos, en un gran viaje en moto, puede recorrer toda sudamerica y hará la panamericana. Ha acompañado a templarios y vaqueros.

Me mira y sonríe mientras se me gasta la juventud, es, será, siempre, demasiado joven aunque será eterna y anciana.

Se calla a gritos que hay que querer con el corazón, sobre todo cuando está roto. Demuestra que viviendo cerca de la zona del recuerdo; aunque no se quede, que aunque ya no, que aunque ya casi ni puedas ver ni te suene, aunque ya no esté, aquí, en ti, sí. Te hará ir a ras de vuelo, de puntillas sobre el cielo, tocar techo, aún desangrándote, en el suelo.

He de reconocer que nunca seré mejor que cuando la siento, que cuando me deja sin puto aliento. Escuchar sus letras y acordes me rompe y me descompone el no saber componerle respuestas, aunque a veces,solo a veces, me baste con ponerla. Ruido y sinsentido es todo lo demás, me enseña que el amor, y jodidamente todo, no es cuando se habla es cuando se hace. Obviamente, ella es (mi) mús(ic)a.

Realizado por Manu Reyes López-Guevara

BANNER-TESLA