En estos tiempos, la fotografía de moda es algo tan habitual en nuestras vidas que tenemos la sensación de que siempre ha existido tal y como la conocemos, loca, atrevida y creativa, pero no es así, al igual que todas las disciplinas relacionadas con la moda, ha tenido una fascinante y rica evolución que ha marcado la historia de la moda y sus imágenes.

Antes de que la fotografía se utilizara en la prensa, la moda era territorio exclusivo de los diseñadores, y aunque en 1856 se publicó un libro de retratos de la Condesa de Castiglioni con sus vestidos y se la catalogó como la primera “modelo”, no fue hasta principios del siglo XX cuando se publicaron las primeras fotografías de moda en revistas como La mode practique y Les Modes. Con el fotógrafo Adolph de Meyer como director artístico, Vogue publicó por primera vez sus fotografías en 1914, utilizando la luz para interpretar la ropa y poniendo a las modelos en ambientes y poses naturales. Harpers Bazaar, enseguida le siguió los pasos, contribuyendo así ambas, al origen de la fotografía de moda durante los años 20 y 30 junto a otros fotógrafos como Edward Steichen  que impuso un estilo más robusto y sereno a las fotografías de moda.

Pero en el Nueva York de los años 30, la revista Harper´s Bazaar dirigida por Carmel Snow y bajo la dirección artística de Alexey Brodovitch  renovó el género al captar la instantaneidad del movimiento por primera vez en fotografía de moda con las fotografías de Lucille Brokaw realizadas por el gran Martín Munkácsi. Sin pretenderlo, este fotógrafo introdujo las bases de la fotografía contemporánea, dando a la mujer una imagen dinámica y moderna, convirtiendo las ropas en algo vivo y en parte integral de la personalidad de las modelos. Pero en la década de los 30 en París, otros fotógrafos como Man Ray y Horts con su estilo clásico con algo de humor refinado y teatral mostraron a la perfección los deseos superficiales del periodo de entreguerras.

Mart+¡n Munk+ícsi. Harpers Bazaar 1933

En los años 40 y 50, Nueva York era sin duda la capital de la fotografía de moda especialmente gracias a Irvin Penn que tras varios años en Bazaar, fue contratado por Vogue en 1943 impregnando sus fotos con su visión personal de la moda haciendo unas composiciones extremadamente puras, exageradas, donde la ropa era evocada más que representada, ya era evidente que la fotografía de moda había pasado a ser además de promocional, artística.

En los años 60 y 70 la moda y la imagen de una mujer joven, dinámica, casi aniñada de extrema delgadez fue captada además de por los grandes nombres de la fotografía ya existentes, por jóvenes como Helmut Newton, Richard Ávedon con sus fotos cargadas de personalidad y eternidad combinando el movimiento con la tradición estática de los estudios y David Bailey que apostó por la recién llegada fotografía de color, aportando la alegría y el movimiento que se vivían en esos años en la sociedad. En los 70 París volvió a convertirse en la meca de la fotografía de moda ya que Vogue París dio total libertad de expresión haciendo así que la personalidad fuerte de Helmut Newton triunfara. Para él, este tipo de fotografía no era un fin, si no una manera de expresar y provocar su propia visión de la mujer y su entorno. Inspirado en el cine y en los paparazzi muestra una mujer dominante, fuerte, independiente y la moda se asocia con el sexo, el dinero y la seducción, todo esto hizo expresar las obsesiones y fantasías del fotógrafo, el fetichismo, la perversión y los defectos de la sociedad que muestran sobre todo la expresión del deseo.

!HUSTON 1608-28A

richard avedon

 

Guy Bourdin, inspirado en el sexo, la violencia de los informes criminales y un alto nivel de maquillaje, también fue otro de los fotógrafos estrella. Se hizo famoso por la campaña de los zapatos Charles Jourdan ya que era la primera vez que el producto perdía todo su valor funcional en una composición funcional que pretendía sacarlo de su contexto habitual y dotarlo de una existencia propia, marcando así un momento crucial en el cambio de la fotografía publicitaria de moda.

En los años 80 y 90 los fotógrafos tenían que lidiar con el éxito de las Top Models pero el fotógrafo Steven Meisel, hizo muy buenas migas con ellas y potenció tanto su carrera como la de estas chicas. Muy ligado a Vogue Italia, ha sido el creador de algunas de las mejores portadas de la década de los 90. Otros fotógrafos también simbolizan las tendencias de la época como Patrick Demarchelier  con énfasis en las modelos y simplicidad en la composición, Peter Lindberg y su estilo industrial en el que las emociones tienen gran importancia y otros con muchas más afición por el sexo, la diversión y el color como David Lachapelle . Entre Mario Testino, Dominique Isserman o  Ellen Von Unwerth también destaca Mondino ya que fue el precursor de una nueva generación de fotógrafos que utilizaban las nuevas tecnologías como el ya imprescindible photoshop.

STEVEN MEISEL

patrick demarchelier 1992

De la década del 2000 en adelante la moda es tan variada que la fotografía de moda tiene una amplia cabida en gustos y técnicas. Grandes fotógrafos actuales son estrellas como David Sims, Steven Klein o Inez & Vinood, pero si algo tiene de especial estos años es que cada vez hay más fotógrafos que además de mostrar la ropa, quieren mostrar emociones y contar una historia que sin lugar a dudas cargan de valor a toda esta industria.

inez y vinoodh 2016

El mundo de la fotografía de moda ha evolucionado mucho desde sus comienzos, pero siempre ha tenido algo en común, mostrar la belleza de la moda, pero con el añadido de que tras su evolución esa belleza ha ido creciendo más allá de las prendas, pasando al escenario, la modelo, el ambiente, las emociones, los deseos, siendo así la fotografía uno de los mayores exponentes del concepto de que todo en la vida es moda… todo gira en torno a la moda, y acercándola al público.

La moda ha alimentado a la fotografía de moda y la fotografía de moda ha alimentado a su vez a la moda, es maravilloso ver como dos disciplinas que en principio nacieron con destinos tan distintos se han sabido fusionar de una manera extraordinaria durante más de un siglo para dar como resultado imágenes tan hermosas y tan emocionantes, y aunque podría decir mucho más de este arte visual, voy a terminar diciendo que a la vista está que sobre todo en moda… una imagen vale más que mil palabras.

Realizado por: Andrew Sánchez

Blogger: peromiraesto.blogspot.com

BANNER-TESLA