Desde que estos 4 chicos de Murcia se rebautizaran como Poolshake otro viento ha soplado, seguramente este sea el nombre que más concuerda con el trabajo y el talento que poseen. Este es el momento de los chicos maravilla del Dream-Pop nacional, que tras estrenar en 2017 Seventies Sugar Dream y Golden Smoothie arrancan este año chino del perro con la puesta en escena de Pale Trees, su última joya. La impronta de esta banda es la capacidad que tiene de teletransportarte a otro sitio, a otra época o a otra galaxia desde los primeros acordes de una canción, su argumentación musical es muy potente al igual que su planteamiento estético. Hemos hablado un poco más de cerca con ellos sobre su pasado, su presente y su futuro.

Ya ha pasado el tiempo, Phantom fue vuestro primer trabajo y tuvo muy buena acogida, ¿qué os ha aportado ese EP debut?

Este EP nos ha aportado madurez y perspectiva, dado que los temas que lo componen corresponden a una época relativamente lejana. Pero también nos ha abierto las puertas al ámbito nacional e internacional y es algo de lo que estamos agradecidos.

Si hacemos un seguimiento de vuestro trabajo podemos ver que hay un cambio de sonido bastante evidente en vuestros últimos singles, ¿a qué se debe?, ¿no estabais del todo contentos con el sonido de Phantom?

Pensamos que la evolución es importante en cualquier banda y que nunca hay que dejar de evolucionar, pues sino corres el riesgo de convertirte en una banda de género. A partir del EP, empezamos a experimentar con nuevos sonidos, ya que nuestras influencias también habían variado (había pasado más de un año desde que habíamos compuesto ‘Phantom’). Aparte de eso, ese cambio de sonido también se debe a que trabajamos mucho más la composición y los arreglos de los nuevos temas y, sobre todo, buscamos el enfoque adecuado para ellos.

¿El proceso de grabación de Golden Smoothie, Seventies Sugar Dream y Pale Trees ha sido distinto al de Phantom?

En primer lugar, contamos con la ayuda de Brian Hunt y Juan Diego Gosálvez, con los que logramos plasmar nuestras nuevas ideas. El proceso fue más orgánico y pausado, lo que nos permitió trabajar en los detalles más en profundidad. Viajar a Madrid, por otro lado, también nos ayudó a inspirarnos y ese proceso, aunque es inconsciente, hizo que los temas se impregnaran de un cierto aire mágico. Una vez completada la grabación, las canciones volaron a Barcelona y fue Brian Silva, de The Zephyr Bones, quien supo aunar todo este universo en la dirección que teníamos pensada desde que nacieron las canciones.

Se os considera una de las jóvenes promesas de la música española, se ha generado bastante hype sobre vosotros, ¿creéis que eso es un arma de doble filo?

No nos importa lo que la gente vaya a pensar de nosotros, hemos venido para destrozar vuestros corazones.

Sois de Murcia y apenas se os ha visto tocar por aquí, ¿nadie es profeta en su tierra?

Desde el principio hemos pensado que una banda debe actuar tanto a nivel local como nacional, por eso este año hemos decidido enfocarlo a expandirnos fuera de la ciudad. Se trata de pensar a largo plazo, la primera vez que vas a una ciudad de fuera no sabes cuántas personas van a ir a tu concierto, pero hay que hacerlo, somos muy conscientes de que solo de esta manera se logra avanzar.

Habéis estado tocando en eventos tan especiales como el Primavera Club, ¿qué tal la experiencia de formar parte de algo así?, ¿es la antesala de algo más grande?

El Primavera fue una experiencia inolvidable, pudimos volver a ver a nuestros amigos de Barna y la gente bailaba con nuestras canciones. Tocar junto a grupos como Superorganism, Yellow Days o Starcrawler nos ha hecho abrirnos a un público más amplio que, para nosotros, es una motivación para alcanzar objetivos más grandes. En definitiva, lo mejor está por llegar.

P.D.: gracias, Brie, por ayudarnos a salir de la Apolo

Hay gente que considera que cantar en inglés para un público español limita un poco la conexión, pero… ¿vosotros notáis más feedback del público nacional o extranjero?, ¿le dais más importancia a la dimensión internacional que a la nacional?

Desde el principio, nuestra visión estaba dirigida a la división internacional y todo lo que hacemos tiene esa idea como referencia, lo cual no significa que no queramos explotar el público nacional, ya que creemos que hay potencial para bandas como la nuestra, y existen festivales, como el Primavera Sound, que es considerado uno de los paradigmas de la vanguardia internacional.

¿Qué valor toma la parte estética en la banda?

La estética para nosotros lo es todo. Hemos crecido admirándola y pensamos que es fundamental que una banda la tenga como ideal, que en nuestro caso lo encontramos en bandas como Pale Waves, Peace o Swim Deep, cuya actitud refleja un sentimiento nihilista y adolescente con el que nos sentimos identificados.

Seguís bastante a Porches, ¿existe la posibilidad de que hagáis una súper banda o algo parecido?

Amamos a Aaron Maine sobre todas las cosas y nos gustaría hacer una superband que se llamara Allstar Weekend, que esté compuesta por miembros de Porches, DIIV, Pale Waves, Splashh y un miembro oculto de Santa Justa Klan.

Shopper Magazine es un medio murciano y vosotros también, según Poolshake ¿qué es lo mejor y lo peor de nuestra ciudad?

Lo mejor de Murcia es la tienda Murcia Vintage, donde Riv compra sus abrigos de pelo sintético y conseguimos nuestros libros de hipnotismo. Lo peor fue perdernos el concierto de Keane en el SOS 4.8. de 2009.

Y, para terminar, ¿habrá Poolshake para rato?

Y tanto, nuestro plan para 2k18 es dominar el mundo y sacar el mejor EP del año. Tampoco nos gusta ser muy ambiciosos.

Escrito por Javier Sierra

 

BANNER-TESLA