De un tiempo a esta parte es tendencia cuidarse y llevar unos hábitos de vida saludables, y eso está bien! pero teniendo presente que tenemos que vivir, que disfrutar de la vida y aunque está claro que unos buenos hábitos nos proporcionan una mayor cantidad de energía para hacer lo que queramos cada día, no creo que haya que privarse de ciertas cosas de vez en cuando que son la clave para sentirnos bien: ese aperitivo con amigos con una cervecita y unas olivas ( para mí son oro verde, cualquiera que me conoce lo sabe), ese gin-tonic tras una buena comida o incluso esas palomitas “bomba” en el cine de vez en cuando, si no fuera por esos raticos ….que sería de la esencia de lo que es vivir?¿, como decía una cita por ahí: “…prefiero llegar al final del camino en el chasis, que con una carrocería perfecta…”.
Pero claro, hay que llegar… y para poder disfrutar de todo ello hay que tener salud, y eso no significa simplemente no estar enfermo, significa tener vitalidad, energía, fuerza y ganas, que nuestro cuerpo responda con ánimo y pueda con todo y para ello es indispensable hacer cuatro cosas de las que iré hablando:

Alimentarse correctamente, respirar, hacer ejercicio y tener una actitud positiva.

En esta ocasión voy a hablar de que es alimentarse correctamente, porque no se trata simplemente de ingerir algo por nuestra boca, no todo lo que comemos nos alimenta, se trata de cuidar lo que nos metemos en nuestro organismo, porque ese simple gesto que hacemos cada día varías veces, es lo que somos, sin más, y literalmente, porque lo que nos echamos a la boca es lo que nuestro organismo empieza a descomponer para poder nutrirse y regenerarse y así como una gran maquinaria perfecta entre cada uno de nuestros órganos trabajan al unísono para que tengamos un buen motor, lo que generara una carrocería más bonita. A veces solo nos fijamos en esta última parte y es que es la visible: nuestras uñas, nuestro pelo, nuestra piel nos dicen como está trabajando nuestro cuerpo por dentro y nos puede alertar cuando algo no anda del todo bien, ya que son el reflejo del buen funcionamiento de nuestros intestinos, nuestro hígado, páncreas, riñones, estómago, corazón y en definitiva tus células, las cuales necesitan en casi todos sus procesos las ENZIMAS. Bien, pues aquí quería centrarme, ya que las Enzimas podríamos decir que son el “Elixir de la vida”. Según el diccionario son: “Moléculas formadas principalmente por proteína que producen células vivas y que actúan como catalizador y regulador en los procesos químicos del organismo. Las enzimas son esenciales para el organismo. Y es que ellas participan en todo, en cualquier proceso de nuestro organismo, tienen la llave para descomponer los alimentos para que lleguen a ser parte de nosotros. Hay más de cinco mil tipos tanto dentro como fuera de nuestras células y cada una se encarga de un trabajo diferente. No se sabe bien como se forman, pero el Doctor Hiromi Shinya, autor del famosísimo libro “La enzima prodigiosa” cree que hay unas enzimas madre que dan origen a todas las demás que hay en nuestro cuerpo fundamentales para nuestro correcto funcionamiento.

elillili

El problema es que estas enzimas no son infinitas, según la teoría del Doctor Edward Howell llamada “potencial enzimático” la vida se termina cuando las enzimas se acaban.
Cada persona nace con un número X de enzimas y las va “gastando” a lo largo de su vida, hay quien nace con muchísimas y puede comer lo que quiera y estará bien porque tiene muchas más para ir gestionando su cuerpo y otros que nacerán con menos y si no se cuidan tendrán más problemillas de salud.

elilekl
La suerte es que TODOS podemos conseguir enzimas, con lo que comemos!! Ya que se encuentran en los alimentos vivos, y con vivo me refiero a productos de calidad, de la época del año en que estemos, de nuestra zona…porque algo que ha pasado mucho tiempo y diversas condiciones hasta que lo comemos ya tiene poco de vivo.elixir5

Además, los cereales completos (los integrales, los “blancos” han sido tan procesados para tener buen aspecto y sabor, que han perdido su valor nutricional por el camino), las legumbres, verduras, frutas, pescados y carnes blancas les echaran un cable a nuestro cuerpo, teniendo en cuenta siempre la forma de cocinarlas, siempre poco y al vapor, horno, nunca frito ni a altas temperaturas ya que eliminaremos sus nutrientes y nos perderemos sus vitaminas, minerales y resto de nutrientes, de los que hablaré en las próximas semanas. Así que puede que nazcas predeterminado por un número de enzimas pero tú elijes ganar más y cuidar las que tienes para que tengan que esforzarse lo mínimo en mantenerte y así puedas seguir contando con ellas.

elixir2

De ahí que siempre tengo presente la teoría del equilibrio, que comentaba al principio; vive, disfruta, no hay problema! Pero cuídate sumando vida a tus órganos, recompensa tu cuerpo, el siempre te lo agradecerá con creces.
Por ello no creo que debas cuidarte encerrándote a vivir en una eterna dieta, o una vida pura 100 %…, sonríe a la vida, a la comida, a la bebida, nútrete de alimentos ricos pero tan necesario es nutrirse también de buenos momentos y de felicidad, porque soy fiel creyente de que en el equilibrio está la magia.

piensa positivo

Feliz Día.
Fuentes:
Hiromi Shinya, “La enzima prodigiosa”
Patricia Pérez, “Yo sí que como”

Realizado por Angela Jimenez 

BANNER-TESLA