Más conocida como Dulceida, Aída Domenech empezó su imperio con sólo 19 años. Un imperio que no se forjó de la noche a la mañana (y que ahora cuenta con un #dulcesquad ). Comenzó con un blog, normal y corriente. Pero, con el auge de las nuevas redes sociales como Instagram todo empezó a cambiar. Hasta tal punto, que ahora podemos ver las ciudades españolas empapeladas con su nueva campaña de Tezenis.

Domenech ha encontrado la fórmula del éxito: carisma, cercanía y un squad que le rodea en cada paso que da.

La histeria social que ha generado es digna de estudio. Si bien es cierto a día de hoy hay un boom en el mundo de los influencers, Dulceida es la que lleva el testigo, al menos en España.

Vive en un escaparate continuo en el que expone su vida las 24 horas, pero también la de los suyos. Ella cambió su forma de vender. Una experta -sin estudios- en marketing.

Su forma de promocionar era la clásica: me pongo unos pantalones etiqueto la marca, y ahí lo tienes. Ahora el patrón que se debe seguir para alcanzar el triunfo es diferente. Ha y hemos pasado de vender un producto a vender una experiencia. Hay un gran diferencia entre hacerse una foto con unos pantalones en casa a hacerse una foto con unos pantalones mientras está en una playa paradisíaca del Caribe enseñando lo bien que se lo pasa con sus amigos.

No solo ha cambiado la forma de vender sus productos, sino también de vender su vida. Sí, existe un antes y un después que tiene por nombre Alba Paul, su actual mujer. Después su vídeo de Youtube en el que explicaba que estaba con una chica todo cambió. Meses después a esta confesión empezamos a ver a una Dulceida un tanto diferente, ya no parecía una blogger de moda, sino más bien de experiencias, viajes y aventuras. Pronto se dio su festival: Dulceweekend.Dulceida Shop, su propia marca de ropa,así como su perfume, Mucho Amor, al que también se unieron unos cuantos influencers más.

La primera que ha despegado a raíz de Aída Domenech es Alba Paul, su mujer, como decíamos anteriormente. Una estudiante de derecho y camarera que a raíz de conocer a la chica del momento su destino cambió para abrirse paso al mundo de los influencers y el postureo, viajes de ensueño, diferentes campañas de moda…

También está su familia. Anna Pascual, que se podría considerar la matriarca, ella es la contable de esta empresa que su hija ha forjado, dejó su trabajo para dedicarse a Dulceida Shop. Pero es que es normal, ¿no? A 5.000 euros por post, entre 1.000 y 3.000 por foto en Instagram, y otros tantos miles de eventos más… Pues necesitas alguien de confianza que te lleve las cuentas.

Alex Domenech, su hermano también está dentro. El hermano pequeño de Aída, que tampoco tiene estudios, ha conseguido ser otro de los más codiciados en la industria española. Y su exnovia Gigi Vives, otra amiga de Dulceida, pero lo que sí es verdad es que Gigi sí se ha curtido en los estudios de Marketing y Comunicación de Moda. Ella misma a contado que tiene un blog desde los 14 y que con los años, su vida como verdadera influencer  dio comienzo gracias a un giro inesperado. (Permíteme que dude, y  que piense que la amistad Gigi-Aída tenga algo que ver, bueno… y el romance con Álex, quizá también.)Ahora le llega el turno al spin-off de los dulceidos. Y esos son The Tripletz: Sergi y Lucas. Ambos trabajaban para ella, uno como manager y otro como editor de sus videos de Youtube. Paralelamente a los trabajos de esta empresa, desarrollaron la suya propia. Y parece que le salió bien, pero la ayuda de su amiga también tuvo mucho que ver. Youtubers, influencers y dj´s. Ahora forman parte del cartel del Arenal Sound, y de decenas de bolos más… Cómo su exjefa y amiga.Y a esto le siguen otros tantas influencias del momento, que han provocado un boom entre los jóvenes preadolescentes y de veintialgunos. Albert Mullor, Stefi Pedrero (hermana de Sergi), David Campillo, Gerard Estadella…Ahora sería conveniente preguntarse, ¿es un pequeño grupete de Barcelona  el que influencia a miles de niños preadolescentes y postadolescentes en España?

Realizado por Ángela Sánchez-Mondéjar

BANNER-TESLA