Curvy es el término anglosajón que se utiliza para referirse a las “tallas grandes” o las “curvas”, como si a algo tan natural como las curvas hubiera que catalogarlas bajo un nombre simpático para encajar dentro del mundo de la moda.

Esta revolución por normalizar a mujeres reales está teniendo actualmente su gran apogeo. Podría existir un debate en el que nos preguntamos si las mujeres que por naturaleza son de constitución delgada es que ¿no son reales? Claro que lo son.

Aquí, es donde entramos en el entramado de los cánones de belleza establecidos por la industria y que tantos adeptos y adeptas han ganado durante todo este tiempo desde aproximadamente los años 60-70,  cuando los cuerpos empezaron a adelgazar.

Antes de llegar a la nueva revolución curvy, pongámonos por un momento las gafas de historia y recapitulemos. Ya desde la prehistoria es bien sabido que lo ideal eran mujeres que poseían senos grandes y caderas anchas, todo ésto asociado a la fertilidad y la capacidad para parir hijos sanos y fuertes.

Durante el renacimiento el ideal de mujer era un cuerpo redondeado con pechos pequeños, manos y pies finos.

monalisarenacimiento

En el Barroco los cuerpos rellenitos comenzaron a estilizarse un poco, brazos redondeados y carnosos, caderas más anchas, cintura estrecha y pechos voluminosos gracias (o por desgracia) al corsé.

3graciasRubens

Fue en la época victoriana cuando se vivió una especie de tiranía extrema del corsé, estrechando al máximo la cintura y realzando busto y caderas. Lo de “desgracia” viene porque más de una mujer sufrió desmayos, e incluso perdieron la vida por deformación del tórax.

maria ntonietz victoriana

Y así, sucesivamente, las curvas tuvieron su protagonismo hasta la década de los 70-80, ya que los cuerpos femeninos se fueron estilizando y adelgazando cada vez más. Se empezaba a percibir cierto desprecio hacia las curvas mientras se fomentaba un cuerpo escultural y delgado en bikini.

brigitte

La década de los 90 fue el escaparate de las adoradas y verdaderas top models de la industria. Claudia Schiffer, Naomi Campbell ó Linda Evangelista eran los prototipos ideales, con piernas kilométricas, caras muy bellas, torso delgado, cero grasa y… ¡cero curvas también!. Las adoramos, marcaron un antes y un después, pero ese ideal de belleza era y es inalcanzable para muchas mujeres hoy en día.topsmodels

Queríamos ser como ellas entonces, y muchas mujeres a día de hoy pretenden ser como Gigi Hadid, Kendall Jenner, Iryna Shaik o todo el squad de los ángeles de Victoria´s Secret. Tallas 34 y 36 que 3 de cada 10 mujeres poseen, es decir, pocas de ellas.

irina

La revolución curvy empezó a aparecer allá por el año 2012. Una legión de bloggers e instagramers dejaron de esconderse y comenzaron a dejarse ver por la redes, amando su cuerpo, mostrando sus outfits, enseñando lo que comían o ejercitándose en el gimnasio.

¿Quién dijo que ser curvy o rellenita no significa que una se cuide o se alimente correctamente y de manera saludable?

Curvy Revolution en marcha

¿Quién iba a imaginarse que las tallas 44 o 46 desfilarían por las pasarelas? ¿Quién nos iba a decir que modelos curvy protagonizarían portadas de Vogue, Sports Ilustrated o Harper´s Bazaar? Lo que se pretende con este movimiento es concienciar a la gente para derribar prejuicios y terminar con los convencionalismos.

La filosofía curvy predica con una mujer que tiene fuerza, que ama su cuerpo tal y cómo es, de “tallas grandes” y que no teme a mostrar su cuerpo.

Las nuevas tops son éstas y ésto es lo que han logrado: Candice Huffine, americana de 31 años, en el 2015 apareció en el famoso calendario Pirelli y ha sido portada de numerosas revistas.candice huffine

Ashley Graham, americana de 28 años, es una gran activista del movimiento curvy. Fue portada de la conocida revista “Sports ilustrated” y recibió el premio “Full figured fashion week NY”. En 2015 desfiló en la semana de la moda de Nueva York con su propia línea de lencería y actualmente diseña para otra firma.

ashley graham

Tara Lynn, comenzó estudiando filología y acabó fotografiándose para ganar algo de dinero. Ha sido imagen de campañas de H&M y desfilado para Adolfo Dominguez, Couchel o para El Corte Inglés.

tara lynn

En España tenemos nuestra propia top, la sevillana Lorena Durán. Con su talla 44 ha conseguido subirse a la pasarela de la Madrid Fashion Week. Ha trabajado para Asos, Zalando o Violeta By Mango.

loremna duran

Estas mujeres y otras tantas más forman la legión curvy de la industria. Un mundo nuevo se abre para recibir a distintos tipos de mujeres que se cuidan, que comen adecuadamente (o no), que van al gimnasio y se ejercitan, pero que no temen a enseñar su cuerpo tal y como es. Bienvenidas estrías, bienvenida celulitis. La revolución está en marcha.

Realizado por Julieta Zapata

BANNER-TESLA