En igual medida, las uñas y manos son una parte elemental de nuestra imagen. ¡Nunca infravalores el poder de una buena manicura! El secreto no reside en tener unas uñas y manos perfectas, basta con tener una presencia cuidada y ser constante con el cuidado de tus uñas. Dedícate un momento a ti misma y sigue esta rutina simple para obtener un resultado impecable.

  1. Elimina residuos de anteriores lacas de uñas. Este paso es básico y esencial para asegurar un buen resultado de tu manicura. Te recomendamos un quitaesmalte que contenga la menor cantidad de alcohol a ser posible, de lo contrario, debilitará las uñas notablemente. Asimismo, si tienes uñas blandas, sugerimos el uso de quitaesmalte sin acetona, debido que ayuda a evitar que las uñas se reblandezcan y se rompan. ¿Estás cansada de los quitaesmaltes? Te recordamos que también multitud de empresas de cosmética han añadido a su repertorio toallitas quitaesmaltes con forma de discos ultra finos, además enriquecen las uñas con aceites hidratantes.

 

  1. ¡Dales forma! Intenta no abusar de cortaúñas o tijeras, hazte con una lima no agresiva y de calidad como las de grano 240 para definir la forma de uñas que desees. Te recomendamos las segundas empezando por la izquierda en la imagen a continuación si lo que quieres es un look más natural. Ten presente que limar las uñas de una forma correcta contribuye a que luzcan sanas y resistentes. Motivo por el cual debes limarlas únicamente cuando están secas y siempre en la misma dirección.
  2. Limpia bien las cutículas. Elimina la piel muerta de las uñas ayudándote de instrumentos para ello. Primero aplica algún producto para ablandar las cutículas y sumerge tus dedos en agua caliente. Empuja la piel suavemente para agrupar la piel no deseada. A continuación corta ese exceso de piel muerta con alicates para cutículas. Este paso es especialmente delicado, procura no ejercer mucha fuerza sobre estas herramientas de limpieza para evitar la aparición de padrastros o cortes. Como resultado podrás apreciar una apariencia mucho más fina de tus manos.
  3. Despídete de las durezas. Deshazte de las durezas que se forman alrededor de las uñas. Te invitamos a que en tu día a día aplica aceites esenciales o cremas nutritivas para evitar la formación de endurecimientos en esta zona de los dedos. Para unas uñas visiblemente hidratadas mantente hidratado durante el día y para mejores resultados, vierte una cápsula de vitamina E en tu esmalte.
  4. Prepara tus uñas. ¡No es negociable! Aplica una capa de base protectora para cuidar las uñas ante posibles manchas amarillas causadas por el esmalte. Con esto también conseguirás una mejor adherencia del esmalte. No cometas errores como dejar la misma laca de uñas durante un período prolongado de tiempo o esmaltar sobre una uña ya pintada.
  5. ¡Dales color y brillo! Por último escoge el color de pinta uñas según tu conveniencia: tendencias, eventos, temporada, outfits, etc. Si quieres una recomendación de otoño, consigue tonos rojos o granates, negros, grises, marrones… No dejes atrás una capa de brillo para un acabado completo. Et voilà! Disfruta de unas uñas perfectas siguiendo estos 6 simples pasos.

Realizado por Camila de Castro

BANNER-TESLA