1 – Mucho ojo al preparar la maleta, sí, es pleno verano, pero en Burgos no. Ya os aviso, si el señor del tiempo se levanta de buena onda, habrá temperaturas más que tolerables. Ahora, como amanezca de mala leche, preparaos para la mayor de sus iras en forma de frío punzante. Llevad algunas mantas para el camping, algo de ropa larga y una botella de orujo para calentaros.

2 – El camping es el paraíso, pero incluso en el paraíso hay problemas. Por la noche hay poca luz, por no decir casi ninguna. Como vuelvas un poco tocado del ala, lo más probable es que te caigas de cabeza al suelo, que aterrices en medio de la parcela o lo peor, que te metas a dormir a una tienda que no es la tuya (es totalmente verídico), this is Sonorama.
3 – Cuidado con darlo todo el primer día, el festival dura desde el miércoles 9 de agosto hasta el lunes 14, si tienes que reventarte el alma, que sea desde el sábado o estarás todo el festival agonizando.

4 – Ve con tus amigos/as de la mano, se sabe cuando se entra en la Plaza del Trigo, pero no cuando ni como se sale. Además recomiendo llevar buenas provisiones de bebidas hidratantes, puede ser que en esta edición no te tiren agua o cerveza desde los balcones, así que es mejor prevenir que curar.
5 – Si bajas por la mañana al pueblo, ve con la calma o lo más probable es que se te vaya el tema de las manos, te lo fundas todo, y entre el alcohol y el cansancio, no llegues a ver ningún concierto.

6 – La comida de Aranda de Duero esta jodidamente buena, hínchate de Morcilla de Burgos, de Lechazo y de vino tinto, pero no te olvides del protector de estómago por si acaso.

7 – Los precios son bastante asequibles en general, no temáis por eso, sobreviviréis sin problemas.

8 – La última y la más importante, pásalo bien, rodéate de buenos amigos y disfruta de la música y el ambiente. El Sonorama es una bendición, así que hay que hacer todo lo posible para sobrevivir y que él sobreviva con nosotros.

Redacción_ Javier Sierra

BANNER-TESLA